El CNE es un eunuco de la Registraduría
El CNE es un eunuco de la Registraduría

Tras un decreto emitido por el Ministerio del Interior, para que las autoridades electorales puedan hacer el cruce de la lista de cédulas inscritas con la base de datos del Sisben y el Fosyga para combatir la Trashumancia, inicia una lucha contra el delito electoral para las elecciones locales del 2015, que terminó mal porque el mismo director de Planeación Nacional admitió que no se tenía actualizada esas bases de datos.

A pesar de los controles y supuestos resultados de las autoridades electorales contra la trashumancia, aún existen 96 municipios en el país con más censo electoral que población, es decir, de acuerdo a estas cuentas oficiales son muchos los niños y muertos que pueden votar. Los departamentos con más municipios con este fenómeno son, Antioquia con 16, Boyacá con 14, Santander con 9 y Cundinamarca con 8.

De otra parte, de 9.347 denuncias sobre delitos electorales interpuestas ante el Ministerio del Interior, la Fiscalía recibió 2.042, de las cuales 362 ya tiene actuaciones procesales: 39 escritos de acusación, 264 formulaciones de imputación y 59 solicitudes de medidas de aseguramiento; pero el 95% de los procesos activos se encuentran hasta ahora en etapa de Indagación.

Al inicio del calendario para las recientes elecciones locales, el Consejo Nacional Electoral llenaban los titulares de los medios de comunicación del país denunciando la publicidad extemporánea de posibles candidatos. A pocos días de las elecciones de octubre de 2015 se presentaron 478 casos confirmados de publicidad ilegal; sin embargo, el CNE ha emitido tan solo una resolución sancionatoria contra el actual alcalde de Girardota - Antioquia, Vladimir Jaramillo García condenado a un pago por $11’076.996 por esta falta.

El alto presupuesto que el Estado invierte en las elecciones y que es administrado por la Registraduría Nacional con polémicas formas de contratación, muestra que la manera de votación del papel no garantiza la transparencia del ejercicio de la democracia. En las últimas elecciones de 2010 a la fecha, la Registraduría Nacional ha gastado 1.2 billones de pesos pero los delitos electorales han aumentado poniendo en riesgo la democracia.

Según datos de la Registraduría, de 2010 a 2015 se han gastado en elecciones $1.227.673.830.517 siendo el año 2013 donde hubo más gastos con $ 573,400,883,978, y solo se hicieron elecciones atípicas y consultas de los Partidos.

El senador Armando Benedetti propone que se implemente el voto electrónico que ya está ordenado por la ley y que se estima que tiene un costo de 1.4 billones de pesos. Que haya voto obligatorio, que la jornada electoral se realicen en días hábiles, que el transporte público sea gratuito en el día de elecciones, que haya financiación estatal de las campañas y prohibición absoluta de dineros particulares, establecer un nuevo censo electoral y crear un sistema único de identificación.

Publicado: 2016-05-18
Todos los derechos reservados por Armando Benedetti 2016 - Diseño y Desarrollo por System Makers