Fecha: 2008-07-23

Penalizar las interceptaciones ilegales

Abstract

Este proyecto busca que, quien ilícitamente sustraiga, oculte, extravíe, destruya, intercepte, controle o impida una comunicación privada dirigida a otra persona, o se entere indebidamente de su contenido, pague una pena privatriva de la libertad de cuarenta y ocho (48) a ciento veinte (120) meses, siempre que la conducta no constituya delito sancionado con pena mayor.

Si el autor de la conducta revela el contenido de la comunicación, o la emplea en provecho propio o ajeno o con perjuicio de otro, la pena será prisión de sesenta (60) a ciento cuarenta y cuatro (144) meses.

Si se revelare el contenido de la comunicación utilizando cualquier medio de comunicación social u otro de divulgación colectiva o en reunión pública, la pena se aumentará de una sexta parte a la mitad.

De qué se trata

Se fundamenta en que el derecho a la intimidad y al secreto de las comunicaciones personales son un bien amparable por el Estado, por lo que un Estado Social de Derecho como el nuestro admite que todas las personas ostentan la posibilidad de desarrollar una vida privada, ajena a la intervención ilegítima de la Organización Estatal y de los demás ciudadanos.

Estas garantías han sido reconocidas por diversos tratados de derechos internacionales que asumen como una potencialidad inherente al ser humano, la no injerencia arbitraria sobre sus asuntos, así como también estableciendo que existirán mecanismos expeditos, económicos y eficaces para reprimir estas injerencias.

Cómo lo afecta a usted

La Carta Política reconoce el carácter de inalienable de la intimidad de toda persona, e impone la inviolabilidad de la correspondencia y demás formas de comunicación privada, explicando que solo por orden judicial formal y solemne es posible interferir en esta órbita funcional del individuo.

El derecho a la intimidad, está instituido para garantizar a las personas una esfera de privacidad en su vida personal y familiar, al margen de las intervenciones arbitrarias que provengan del Estado o de terceros. Forma parte de esta garantía, de manera particular, la protección frente a la divulgación no autorizada de los asuntos que conciernen a ese ámbito de privacidad.

Todos los derechos reservados por Armando Benedetti 2016 - Diseño y Desarrollo por System Makers