Fecha: 2015-08-05

Segunda vuelta para elección de alcalde de Bogotá

Abstract

La presente ley modifica el artículo 36 del Decreto número 1421 de 1993, estableciendo la obligatoriedad de mayoría absoluta de la mitad más uno de los votos para la elección popular del Alcalde Mayor de Bogotá, D. C.

De qué se trata

La elección de alcaldes de los municipios y del distrito actualmente se realiza por votación popular y mayoría simple, propuesto por la reforma al Sistema Electoral de 1986 donde se permitió la elección directa de todos los cargos que hoy se conoce como de elección popular. Es importante recordar a este punto que los cargos como gobernadores y alcaldes no eran de elección popular antes de 1986, sino que estos eran nombrados por el Presidente de la República de forma directa.

Las elecciones para el segundo cargo más importante en el país, a saber: la Alcaldía Mayor de Bogotá han representado un verdadero reto para la ciudadanía y habitantes de esta ciudad, esto debido al fenómeno de la colonización de las grandes ciudades y de la urbanización de la población colombiana en el último decenio.


Basta con observar los resultados de las elecciones de 1992 en comparación con las elecciones del último periodo, a saber: la población de votos válidos para 1992 fue de 577.574 y la de 2011 de 2.244.025, observando de esta manera un incremento de más de cuatro veces.

El Sistema Electoral Colombiano establece en la Carta Política en su artículo 190 que el Presidente de la República será elegido por la mitad más uno de los votos registrados. Esto en el espíritu de velar por una verdadera mayoría para los intereses de los nacionales y que la mayoría no se establezca como simple.

Otra de las razones fundamentales de esta disposición es en el sentido en el cual, cada partido o movimiento político con personería jurídica puede presentar un candidato presidencial, permitiendo que la atomización de los votos sea mayor.

Cómo lo afecta a usted

El Alcalde de la ciudad de Bogotá es elegido con una mayoría simple, aun cuando también cada uno de los partidos o movimientos políticos pueda presentar su candidato. Al respecto se han observado en prensa bastantes críticas a esta elección por mayoría simple basadas en las siguientes razones:

Los últimos tres alcaldes de Bogotá han sido elegidos por menos de la mitad de los votantes en la respectiva elección. No han representado a la mayoría de los electores. Si se tiene en cuenta que quienes votan son menos de la mitad de quienes están en capacidad de hacerlo, la primera autoridad de la capital ha ocupado el cargo con el respaldo de una ínfima parte de la ciudadanía. Son pocos los casos en que los primeros mandatarios locales recogen la voluntad de los electores y dan respuesta a las demandas ciudadanas.

Así, tanto los resultados electorales mencionados como las consideraciones precedentes son razón suficiente para pensar en la conveniencia de establecer, al menos en distritos y municipios con ciertas características poblacionales, el sistema de doble vuelta para elegir a los alcaldes.

Está visto que los alcaldes elegidos por las `minorías minoritarias traen períodos de ingobernabilidad, desventajas para municipios y ciudadanos, así como descontento político y social. Una segunda vuelta permitiría replantear la relación entre las distintas fuerzas políticas contribuyendo a una mejor gobernanza; allanaría el camino que tendrán que atravesar el futuro gobernante y el electorado. Entre unos y otros sería posible generar alianzas y fortalecer compromisos sobre propuestas programáticas, permitiendo generar conciencia ciudadana respecto de qué implica el voto para su futuro y el de la ciudad. Una doble vuelta haría que la revocatoria del mandato, si a ella hubiere lugar, fuera más legítima y su aplicación, menos discutible. ¿Por qué no retomar este debate. Dangond, Claudia. Segunda Vuelta para la elección de Alcaldes Capitales, Es Necesaria Para Una Democracia Representativa.

Todos los derechos reservados por Armando Benedetti 2016 - Diseño y Desarrollo por System Makers